Por qué es clave tener una estrategia de marketing digital

Por qué es clave tener una estrategia de marketing digital

Por qué es clave tener una estrategia de marketing digital 850 566 Eric Onidi

En la actualidad, la primera opción de prácticamente cualquier particular o profesional a la hora de realizar consultas sobre un servicio, asesorarse para una compra o simplemente aprender algo nuevo, es realizar una búsqueda en Internet. Por ello tiene mucho sentido trazar algunas estrategias de marketing digital, que nos permitan tener presencia en la red y ser visibles para nuestros clientes objetivo.

Razones por las que tener una buena estrategia de marketing digital

Un público hiperconectado

La inmensa mayoría de los hogares españoles cuenta con conexión a Internet, y cada vez son más los usuarios que navegan con sus dispositivos móviles. Esto explica por qué la batalla que libran las empresas para llegar a su público objetivo se ha trasladado al mundo virtual, y ya no se dependa tanto de la publicidad tradicional.

Esta frecuencia e intensidad en la conectividad hace que Internet sea el vehículo perfecto para que las empresas atraigan la atención de sus clientes potenciales. Aparecer en un medio que el usuario consulta constantemente incrementa sensiblemente las probabilidades de éxito en las campañas de marketing.

Una tendencia generalizada

Tener presencia online es inevitable y prácticamente imprescindible hoy en día: sitios web, perfiles en redes sociales, blog, publicidad en línea, vídeos… Si un negocio carece de identidad digital, será muy difícil (por no decir imposible) que los usuarios lo conozcan.

Esta traba puede hacer que la empresa pierda la oportunidad de atraer la atención de su público objetivo, en especial si otros negocios de la competencia van por delante en su estrategia de marketing digital y ya tienen trabajada su presencia online.

En este sentido, el marketing digital es un concepto amplio que es una parte muy importante de la comunicación de la empresa.

Un escaparate equitativo

Las estrategias de posicionamiento de marketing digital están al alcance tanto de las grandes corporaciones como de los profesionales independientes o las pequeñas sociedades. Esto garantiza una igualdad real de oportunidades para que unas y otras lleguen al público a través de Internet.

De hecho, las empresas con mejor marketing digital no son necesariamente las que más millones ganan ni las que tienen unas acciones mejor valoradas; una pequeña S. L. podría sacar mucho más partido del marketing digital que las multinacionales más poderosas del mercado.

Más resultados con menos inversión

Un plan de comunicación online tiene un coste muy asumible desde los primeros pasos; es posible realizar un plan de marketing digital con un presupuesto reducido, y después ir aumentándolo a medida que va retornando la inversión.

Es cierto que, cuanto mayor sea el alcance deseado de las comunicaciones, más presupuesto de marketing digital habrá que destinar. Sin embargo, siempre manejaremos cifras más bajas que las manejadas en las acciones publicitarias tradicionales.

Un retorno de la inversión preciso y transparente

Medir el ROI de estas acciones es relativamente sencillo, puesto que todos los datos ya se encuentran digitalizados de alguna u otra manera. Las propias plataformas de marketing proporcionan herramientas estadísticas que miden el impacto de nuestras campañas.

El retorno de la inversión se calcula con base en parámetros fácilmente medibles, como clics, visitas o tiempo de navegación. No hay lugar para las especulaciones: todos los datos son fiables y precisos (siempre y cuando el «tracking» es decir, la obtención de datos, esté bien implementado en la web).

Una trazabilidad muy precisa de las conversiones

Una gran dificultad que suelen encontrarse las estrategias de marketing tradicional es no poder guardar un seguimiento de las conversiones, es decir, el momento en el que alguien del público objetivo pasa a ser un lead (oportunidad de negocio), se convierte en un suscriptor (comienza a ser fiel a la marca) o un cliente (adquiere finalmente algún producto o servicio).

La gran ventaja del marketing digital es que todo este mapeo se realiza con una precisión milimétrica. El seguimiento del ciclo de vida de cada oportunidad de negocio aporta una serie de datos sobre qué fue lo que captó el interés del lead, cómo se le prospectó, en cuánto tiempo se efectuó la conversión…

Una puerta abierta al compromiso del cliente

La idea del marketing de relaciones gira en torno a fidelizar al cliente con algún tipo de experiencia que personalice su relación con la empresa y que haga que se incremente su engagement (compromiso) con la marca.

Una compañía con presencia digital podrá comunicarse con sus seguidores a través de sus perfiles sociales y promover iniciativas para que estos participen. De esta forma, la imagen de la marca se consolidará en Internet, atrayendo la atención de muchos más clientes potenciales y mejorando la imagen proyectada frente a los clientes existentes.

Conclusión

El auge del uso de Internet, con unas estadísticas que revelan una navegación masiva desde los dispositivos móviles, hace que sea imprescindible para prácticamente cualquier empresa implementar estrategias de marketing digital. Gracias a una inversión escalable, una alta fiabilidad de sus estadísticas, un ROI fácilmente medible y una trazabilidad precisa del ciclo de vida de cada cliente, la comunicación online se ha extendido tanto que es difícil pensar en que un negocio tenga éxito si no cuida su presencia digital.

Y para los que han llegado a final de este artículo, le ofrecemos un enlace a una presentación sobre «cómo definir e implementar una estrategia de marketing digital«, realizada por Eric Onidi, en el marco de la jornada de sensibilización de la oficina «AceleraPyme» de Red.es (organizada por el cluster «Smartech«, una organización nacional parte del ecosistema de clústeres tecnológicos de Secartys, para la implementación de tecnologías inteligentes).

Share
Autor

Eric Onidi

CEO de EMD

Abrir chat